El uso de videojuegos en los menores

En los últimos años el uso excesivo de los videojuegos se ha convertido en un fenómeno importante que puede causar diversas interferencias en la vida cotidiana de sus usuarios. A nuestro centro Psicologos Majadahonda nos llegan con mucha frecuencia casos relacionados con un uso excesivo de videojuegos o adolescentes con adicción a las nuevas tecnologías.

El mundo de los videojuegos se ha abierto paso en casi todas los hogares con hijos menores,causando interferencias en su educación, gestión del tiempo, vida familiar… En ocasiones los padres pueden presentar dificultdes para gestionar diversos comportamientos relacionados con este tipo de tecnología, pero bien, ¿nos hemos planteado cómo influyen a la hora de su aprendizaje?.

El uso de los videojuegos no es siempre algo negtivo, ni mucho menos, usando videojuegos correctos  y desde una práctica sana, son súper efectivos para mejorar las habilidades de los niños, ya que existen  juegos lúdicos que desde un enfoque educativo apuestan por un correcto desarrollo de sus capacidades.  Además es un entorno motivador para el pequeño, pasar del estudio tradicional de mesa, papel y boli, al  de sofá y tecnología. Esto estimula el cerebro más rápido y favorece a una mayor retención de la  información estudiada que con el método tradicional.

Por otro lado, existen juegos de razonamiento que enriquecen el trabajo de la memoria, la lógica y el  pensamiento abstracto, aprovechando esa parte lúdica y educativa. En  este sentido, los videojuegos son muy positivos siempre y cuando tengan una parte lúdica y divertida,  pudiendo aprovechar, así su contenido para mejorar el aprendizaje de los niños. No obstante los videojuegos se han convertido en una  de las principales causas de disputas en el marco familiar, separando cada vez más a los padres de sus  hijos, estableciendo barreras muy marcadas. La mayoría de videojuegos no tienen parte lúdica, y la  diversión está en el uso de armas y violencia para ganar la partida, en una etapa del desarrollo tan  importante, el uso excesivo de estos juegos puede tener consecuencias negativas para su desarrollo.

En ocasiones los niños prefieren pasar tiempo jugando que con la familia, rechazando cada vez más los  planes con los amigos, dejando de invertir ese tiempo en salir. Sobre esto tienen mucha responsabilidad  los padres, la falta de límites en el tiempo de juego o en el tipo de videojuegos que usan, puede influir en  crear pequeños ‘’adictos’’ que se frustran e irritan con facilidad cuando no les dejamos jugar.   También afectan a la comunicación que se establece entre padres e hijos, acostumbrándose  los adultos a que sus hijos no expresen sus emociones, no les den explicaciones a algo que han  preguntado e incluso creando un ambiente tenso en el día a día.

En Psicologos Majadahonda enseñamos herramientas a los padres para que puedan ayudar a sus hijos a gestionar un adecuado uso de los videojuegos, de tal forma que favorezcamos un buen desarrollo cognitivo del niño a la par que paliamos las consecuencias negativas.

Autor: Sofia Santos Barahona