Mediación Familiar

En Psicólogos Majadahonda estamos especializados en mediar ante situaciones de divorcio, separaciones o cualquier cuestión familiar que genere una situación de conflicto.
La mediación familiar es un proceso que surge gracias al considerable aumento de las separaciones y los divorcios dentro de la familia. Su objetivo principal es ayudar a gestionar los conflictos familiares que se derivan de los procesos de ruptura de pareja.
Es una opción muy beneficiosa para las personas que no quieren pasar por un litigio contencioso, con todos los efectos negativos que esto conlleva (procesos largos con contenido emocional dañino, en el que hay un ganador y un perdedor, afianzando las diferencias entre los miembros de la familia).
Con la mediación familiar la idea es que todos los miembros de la familia ganen, llegando a acuerdos de separación justos y negociados, a través de la comunicación y el diálogo, garantizando en primer lugar el interés de los hijos menores.

Objetivos de la mediación familiar:

  • Facilitar que se establezca una relación positiva, y cooperativa entre las partes implicadas.
  • Promover en las partes la generación de alternativas y opciones a la solución de sus conflictos
  • Facilitar la comunicación y el diálogo entre las partes.
  • Promover la confianza y el respeto entre las partes
  • Conseguir acuerdos mutuos en relación al reparto de bienes, pensión alimenticia, custodia de los hijos, vivienda familiar, etc
  • Garantizar los intereses de los hijos menores de edad y las personas dependientes implicados en el conflicto.

Ventajas de la Mediación:

  • Es menos costosa económicamente que la vía judicial.
  • Se lleva a cabo en un período de tiempo más corto que la vía judicial, pues no depende de cuestiones burocráticas.
  • Las partes son las protagonistas en la toma de decisiones, no es un juez quien las toma sino las personas implicadas.
  • El coste emocional es mucho menor, ya que se promueve el diálogo, la comunicación y la generación de alternativas justas para ambas partes.

Características de la Mediación:

  • Imparcialidad: La persona mediadora no aconseja ni impone soluciones a los conflictos familiares, actúa equitativamente, no se posiciona con alguna de las partes, sino que promueve la igualdad entre las mismas.
  • Neutralidad: La persona mediadora es un tercero neutral, cuya función es lograr que ambas partes ganen con el acuerdo.
  • Confidencialidad: Al inicio del proceso se firma un acuerdo de confidencialidad, garantizando así la no revelación de cuanto se comunique en el proceso de Mediación.
  • Voluntariedad: la Mediación es un proceso VOLUNTARIO, en el que ambas partes deciden libremente llevarlo a cabo.
  • Interés superior del menor: la persona mediadora debe alentar a la madre y al padre a concentrarse en las necesidades de los menores, teniendo especialmente en cuenta el bienestar e interés superior de las personas menores.