Cómo mejorar la comunicación con nuestra pareja

Muchas veces, cuando nos comunicamos con nuestra pareja cometemos errores que nos llevan a discusiones, reproches, falta de entendimiento, y por ende, a insatisfacción conyugal, dejándonos en una situación de pareja que es mejor evitar.

Desde Psicólogos Majadahonda queremos daros algunos consejos que os servirán para comunicaros más y mejor con vuestra pareja. Ahí van:

– Si quieres hacer una crítica, háblale de lo que HACE y no de lo que ES. No es lo mismo decirle a tu pareja «eres un vago» que «hoy te has olvidado de hacer la compra». Lo primero lo interpretará como un ataque, y lo único que hará será intentar «defenderse» posiblemente con otro ataque, o bien evitándote.

– No generalices: Es mejor utilizar términos como «algunas veces», «últimamente», «en ocasiones» en lugar de «siempre», «nunca», primero porque raramente los términos «siempre» y «nunca» son ciertos (por probabilidad, es poco probable, valga la redundancia, que sea siempre o nunca), y segundo porque si lo que realmente queremos es producir cambios es mejor hacerlos en términos que no lleven a etiquetas. Mirad la diferencia: “últimamente te muestras poco cariñoso conmigo”……… “nunca me haces caso”.

– Cuando hagas un comentario sé específico: para avanzar, para producir cambios en el otro hay que ser específico, preciso cuando hablamos. Si lo que quieres es que te preste más atención no te vayas por las ramas con reproches, subidas de tono, etc. Di exactamente qué es lo que quieres, qué es lo que necesitas para sentirte mejor. Por ejemplo: “me tienes abandonado, ya no me quieres, no me haces caso, es como si no existiera, nuestra relación no va a ninguna parte…” Mira cómo cambia si lo expreso así: “últimamente nos hemos descuidado mutuamente, me gustaría que pasáramos más tiempo juntos, ¿qué te parece si organizamos un fin de semana romántico para los dos?” En este caso no solo expresamos lo que sentimos sino que hacemos una PROPUESTA ESPECÍFICA.

– Discute los temas uno a uno, si empiezas por uno y acabas sin saber por dónde habías empezado es que no estas manteniendo una comunicación efectiva. Discutir roba mucha energía, requiere esfuerzo, concentración, enfoca los temas de uno en uno para lograr cambios, sino se quedará todo en el aire.
– No hables mucho del pasado. No tiene sentido sacar a colación cosas del pasado que nos hacen daño, pues ya no se pueden cambiar, hay que orientar nuestros esfuerzos hacia el presente y el futuro. Si quieres hablar del pasado que sea de una forma constructiva, solo para utilizarlo como ejemplo de lo bien que se han hecho las cosas, pero no de lo malo, pues solo se interpretarán como reproches destructivos que no nos harán AVANZAR

– Cuando quieras decir algo, elige un lugar y un momento adecuado. Esto es muy importante, en primer lugar porque muchas veces decimos cosas que ni siquiera pensamos cuando estamos enfadados y que nos pueden costar muy caro, pues es difícil retractarse y podemos hacer mucho daño, y en segundo lugar porque a veces lo hacemos, por ejemplo delante de nuestros niños. Las consecuencias de hacerlo delante de los peques es algo que daría para otro artículo, no quiero extenderme en este tema, pero sí recalcar la importancia del AUTOCONTROL. Utilizar en las discusiones que empiezan a subirse demasiado de tono frases como “es mejor que nos tomemos un tiempo antes de seguir hablando de esto” o “lo discutiremos más tarde” nos ahorrarán muchos conflictos dolorosos.

– Refuerza positivamente a tu pareja a través de la comunicación. No me cansaré de hablar de la importancia del refuerzo positivo, si solo hablamos a nuestra pareja de todo lo que hace mal y nos quedamos cortos con lo que hace bien no lograremos cambios, no avanzaremos, hay que mostrar valoración hacia el otro “me gusta cuando me ayudas a preparar la comida de los niños”, “estás muy guapa”, “me encanta cómo has gestionado el problema con el electricista”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *